La cerveza del pescador.

Kevin Adriel Munoz - Senegal


December 16, 2017

"Perder, resistir. Perder, resistir. Y resistir 
Y no confundir lo real con la verdad."
Juan José Castelli

 
 

 
—————————————————————

Abel, nacido para ser muerto de hermano
salí, no hay lección con sangre de bueno
que quieran que aprender los humanos.
Huí de ese libro, en el sur encontrá asilo
Abel, nacido para llenar un silencio de siglos
tanta sangre en las manos, tantos exilios.
 
—————————————————————

Relato a un hombre triste, tan farmacéutica paciencia, 
tanta reposera en la vereda, paloma de galpón de barrio.
Muchacha triste, llenando todas mis tardes de plaza, 
mancha de mate, colegio nacional/escuela normal.
Relato a un hombre triste y no es justo
que abuse de tu domingo en el corazón,
y haga mío el zumbido que llega desde la cancha.
Hoy juega Colegiales y no es justo.

—————————————————————
Corazón sietemesino, cómo me cuesta quererte
no tanto antes, de otra manera sin dudas
sombra de Chávez, cuánto te falta
no me dejes, te quiero tanto, busca o esclavo
corazón de padre joven, cincuenta años. 

Libro cristiano, cómo me cuesta abrirte
tantísimo antes, pero pasan los años
el rojo ladrillo vio tanto que también está cansado
dejalo, venite conmigo, nos faltan tres veranos
amigo de los niños, adulto amado. 

Monotributista en trance, estoy por conocerte 
no serás químico, pero sí muy buena gente. 

—————————————————————

Si tuviera una cruz de david en el pecho
seríamos jóvenes de nuevo
vos en los campos de New Brunswick
yo en la playa en Río Negro.

—————————————————————

Fértil tierra de los poemas, peón de biromes, 
a los pobres con libros, coséchanos sensaciones.

—————————————————————

Hombre alto y suave, hermoso guerrero. 
Lloraste en la puerta de una casa que no era tuya. 
Lloras ahora en las puertas de una ciudad que se inunda. 
Con cada golpear de las olas, te vuelves más alto y suave. 
El puerto está lleno de hombres que matarás más temprano que tarde. 
Nadie entiende lo que dicen tus labios color arena clara, al sol secada. 
Empinadas son las calles de tu infancia, y tu acento. 
Nadie te entiende, hermoso guerrero.
Por eso te quiero.

—————————————————————

Trajo la noticia un hombre joven, bello y bueno
lloró a mi lado un niño pequeño, fuerte y dulce
gritaban las mujeres, alto, húmedo y nervioso grito
los hombres apretaban manos, tristezas y abanicos.
Llegaban de todas las calles, motos, linternas y carretas.
Dejaban su llanto en la ventana, el patio, la silla, el perro.
Me hubiesen llorado, lo sé, con una tristeza alta y buena, 
un amor joven y nervioso, un hambre dulce, lo sé.
Pero estoy vivo, o no estoy muerto. Que no es lo mismo.
—————————————————————

Esa mujer gigante ya me quiere
y le robó los ojos a su amante
-dirían las biblias-
pero son de ella, de antes,
lo sé por su nieta,
lo digo por sus hijas.

—————————————————————

Dejen a los niños jugar, dejen de dejar a los niños jugar.
No quemen el fuego.

Kevin Adriel Munoz